El miércoles 27 de septiembre de 2017, ofrecimos una conferencia para los estudiantes del Programa de Idiomas, titulada “Aprendiendo un Nuevo Idioma”, con Kitty Schmidt.

Aprender un idioma es una experiencia compleja e intensa.  Es una experiencia maravillosa porque aprendemos nuevas habilidades y nuevas maneras de pensar y sentir.  Este proceso necesita tiempo, práctica, determinación y actitud positiva.  Y varía según las condiciones de cada persona; algunos factores que influyen son la motivación, la actitud, el idioma materno, las experiencias personales, etc.

Hay una relación fuerte entre la vida monástica y la vida misionera.  Lo más difícil es el silencio porque las palabras, una de las mejores formas de presentarse al mundo, desaparecen.   Como misioner@, la experiencia de vivir en otro lugar, con un nuevo idioma, puede ser muy similar, sin poder expresar nuestros deseos, necesidades, ideas o metas.  Esta experiencia puede ser frustrante, pero podemos aprender humildad y aceptación.  El idioma nos da la oportunidad de comunicarnos y relacionarnos con la gente.  Pero también la cultura y la gente nos tocan profundamente y nos transforman, pues esa es la esencia de la misión; es un proceso de ida y vuelta.

LEARNING A NEW LANGUAGE

On Wednesday September 27, 2017, we offered a conference for the students of the Language Program entitled “Learning a New Language” with Kitty Schmidt.

Learning a language is a complex and intense experience.  It is also wonderful, because we learn new abilities and new ways of thinking and feeling.  This process needs time, practice, determination and a positive attitude, and varies in each person according his or her characteristics.  Some of the many factors that influence are motivation, attitude, mother language, personal experiences, etc.

There is a strong relationship between the contemplative life and the missionary life.  The most difficult thing for many people is silence, because words – one of the best ways to show ourselves to the world – disappear.  As missionaries, the experience of living in another place without speaking the language could be similar, with silence and no words.  This experience could be frustrating, but we can learn humility and acceptance.  Language gives us the chance to communicate and build relationships with people.  But besides, culture and people touch us and transform us in a deep way.

Compartir esto