Gratificante, enriquecedor, estimulante. Ha superado las expectativas en términos de participación, facilitación y presentación.

La calidad, el estilo, el profesionalismo y el carisma de la facilitadora han logrado mantener la participación desde el inicio hasta el final.

Hubo un excelente equilibrio entre la presentación y la participación del público. Ellos han roto sus temores y timidez para ponerse en el lugar del poeta, del personaje, del amor y del dolor.

Kethy Castedo, con una enorme sencillez animó y apoyó a los participantes, logrando contagiar e inspirar confianza en cada uno de ellos. Ha logrado la magia de que podamos ponernos en los zapatos del otro. En el lugar de la enfermedad, del enamoramiento, del abandono, de la violencia, del abuso, de la infidelidad, del anuncio y de la denuncia, todo con palabras mágicas, llenas de sentido y profundidad.

Kethy trajo la poesía al Centro Misionero Maryknoll y la presentó como una forma de misión, como una forma de vivir la humanidad, sus alegrías, sufrimientos y encarnarlas para luego compartirlas. ¿Quién lo diría? El Espíritu tomó forma de poesía para inundarnos de abundante Vida.

Gracias a tod@s los que han hecho posible este encuentro que ahora es un inicio.

Juan Pablo Albornoz Kokot
Coordinador Académico.

Compartir esto