Bajo el lema “Cochabamba en misión: el Evangelio es alegría”, los días 26 y 27 del presente, celebramos el Congreso Misionero Arquidiocesano en Cochabamba. Organizado por la Oficina de Misiones del Arzobispado y la Vicaría Pastoral, el Centro Misionero Maryknoll colaboró en la conducción del proceso y del Equipo Teológico que redactó las conclusiones finales.
Fue una experiencia de encuentro y celebración que renovó nuestro entusiasmo misionero y nos impulsó a preparar con entusiasmo nuestra participación en el próximo CAM 5 (Quinto Congreso Americano misionero) a celebrarse en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en 2018.

La presencia de las diferentes comunidades le dio vida al Congreso. Desde los diferentes rincones y geografías de Cochabamba, la alegría del Evangelio se expresó en música, baile, reflexiones, momentos de oración, compartir entre hermanos y hermanas de las diferentes zonas de la Arquidiócesis.

Las conclusiones de cada grupo revelaron el llamado a un trabajo en conjunto para lograr la construcción de una Iglesia más misionera:

– Las comunidades rurales nos presentaron la necesidad de poder celebrar y formarse en su propia lengua, y exigieron que los agentes de pastoral podamos hablarlo y entenderlo para un mejor servicio.
– Los adultos invitaron a generar más participación y propusieron que las comunidades parroquiales sean espacios de reconciliación y sanación para todos y todas.
– Los jóvenes nos animaron a un mayor compromiso, a crecer en capacidad de apertura y escucha y a confiar en su modo de construir la misión.
– Los niños y adolescentes alegraron con su creatividad y nos pidieron ser escuchados en la Iglesia porque ellos también tienen mucho para aportar.

El Arzobispo agradeció a quienes participaron por hacer posible la renovación misionera de la Iglesia en Cochabamba e invitó a perseverar en este camino “hacia una Iglesia servidora y misionera en comunión corresponsable”

Compartir esto