La semana pasada se llevó a cabo en nuestra Institución la conferencia “Mujer Aimara Autoridad de la Comunidad” dirigida a los estudiantes de español, voluntarios y algunos invitados.

Vicenta Mamani, quien en su momento fue autoridad en su comunidad, tuvo a su cargo esta conferencia e inició hablando de la manera en la que las mujeres ejercen como autoridades en las comunidades aimaras. Es una responsabilidad que en la actualidad asumen junto a los varones sin que ninguno de ellos reciba remuneración, con el único afán de servir.

Explicó que como autoridades deben tratar a las personas de la comunidad como hijos, es decir que deben preocuparse por el bienestar de cada uno de ellos, por lo que resolver problemas, incluso entre las parejas, es parte de sus funciones.

Vicenta mencionó también que como autoridades deben amarrarse la cabeza y vendarse los ojos, lo que significa que deben tener mucha paciencia y sabiduría y no revelar necesariamente todo lo que observan, si es que el bien de la comunidad depende de ello. Deben también recordar a su comunidad que no deben ser ni flojos, ni mentirosos, ni ladrones, porque no tendrán un buen futuro.

Las autoridades son investidas con el poncho, el chicote de mando, el chullo y la chuspa (bolsa tejida para portar la hoja de coca). Las mujeres, con aguayo multicolor y el tari (prenda para portar la hoja de coca). Los símbolos representan poder de mando y de servicio, de respeto y de mucha responsabilidad consigo mismo y con la comunidad.

Finalmente, Vicenta explicó que el ejercicio del cargo por rotación es importante, de esta manera cada miembro de la comunidad tiene la oportunidad de servir, ofrendando su tiempo y recursos. Para quienes ejercen como autoridades lo que reciben a cambio es la experiencia y el honor.