Debido a que este viernes 12 de abril celebramos el Día del Niño en Bolivia, la conferencia de este miércoles, dirigida a los estudiantes de español de nuestra Institución, estuvo dedicada a la niñez.

Carla Bazoalto fue quien desarrolló la conferencia. Comenzó pidiendo a los asistentes tomarse un tiempo para conectarse consigo mismos y con el niño que algún día fueron. A través de un ejercicio de respiración y estando presentes, Carla les pidió que sintieran su cuerpo y la energía que fluye desde los pies para recordar su niñez y las cosas que les gustaba hacer.

Posteriormente, pidió que cada una de las personas escogiera de una mesa el tipo de juguete que prefería en su niñez o que lo moldeara con plastilina. Les pidió que lo conservaran para utilizarlo posteriormente en otra dinámica.

Luego de estas actividades, explicó la difícil realidad que muchos niños viven en Bolivia. Por un lado, mostró la vida que llevan los niños en el campo, con pocas posibilidades de estudiar debido a la necesidad de trabajar en actividades agrícolas. En otros casos viven con los abuelos debido a la migración de los padres hacia la ciudad, siendo las niñas las que tienen menores oportunidades.

Por otro lado, habló de la realidad de los niños en el área urbana. Muchos viven en situación de pobreza, sobre todo en las áreas periurbanas y en muchos casos, debido a la migración hacia países como España y Estados Unidos, no viven con sus padres. Otra realidad es la de los niños huérfanos, quienes, en algunos casos, viven en hogares de acogida, pero en muchos otros tienen como hogar las calles.

Carla se refirió también a la más dura de las realidades, una realidad de violencia física, violencia psicológica, violencia sexual y trata y tráfico. Lamentablemente son hechos que van en aumento en nuestro país y que requieren de una pronta intervención de la sociedad en su conjunto.

Para terminar la conferencia, pidió a los asistentes escribir en un papel y depositarlo en el piso junto al juguete que escogieron, una acción en favor de la niñez, que contribuya a su bienestar. Entre las acciones estuvieron “orar por ellos”, “educar con amor”, “crear fuentes de empleo para sus padres” y otras.

Compartir esto