En la Encíclica Laudato Sí, el papa nos advierte que “Este mundo tiene una grave deuda social con los pobres que no tienen acceso al agua potable, porque eso es negarles el de­recho a la vida radicado en su dignidad inalienable” (LS, 30). En el artículo que compartimos a continuación, Raúl Miranda hace un análisis de la escasez del agua en Bolivia y su relación con un manejo integral de nuestro ecosistema.