La solidaridad misionera ha llegado a la comunidad de la Parroquia de Santa Bárbara de Vacas gracias a las donaciones que hemos recibido en el Centro Misionero Maryknoll en América Latina.

Las familias campesinas más alejadas están sufriendo por el cierre de sus mercados por la pandemia, en los que comercializaban sus productos agropecuarios.

Esperamos que la población pueda unirse a las campañas de Solidaridad Misionera para ayudar a quienes más lo necesitan.