Concretar que la vida y la creación no es una realidad aislada sino una unidad, un todo creado, fue uno de los principales productos del proceso grupal de la quinta sesión de nuestro Curso de Formación Misionera Internacional.

Adriana Curaqueo (Chile) facilitó la temática destacando que, para realizar cambios, hay que empezar por recuperar una mística que nos permita revincularnos y reconocer la interdependencia que tenemos con todos los seres vivos y el cosmos entero. Y el texto base que acompaño el desarrollo del tema fue el Laudato Si, tomando en cuenta lo manifestado por Francisco: “La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan” (nº 23).

Alrededor de 70 agentes de pastoral de diversas regiones de América se vincularon a esta sesión (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Honduras, Perú, Paraguay y la Comunidad Hispana de EEUU).