El padre Alejandro Marina, director del Centro Misionero Maryknoll, cumplió el lunes 10 de diciembre 25 años de vida sacerdotal. Para esta importante ocasión, se celebró una misa de acción de gracias en la capilla de nuestra Institución.

Fue una ocasión muy especial en la que el Alejandro eligió “Servidor y Testigo” como palabras que representan estos 25 años al servicio de los demás. Para esto, se configuró un símbolo en el suelo de la capilla, en la que se representaron las diferentes e interesantes etapas de su vida que lo fueron marcando para, en definitiva, entregar su vida a la misión, al servicio a los demás.

A esta celebración asistieron el personal del Centro Misionero Maryknoll y de la Casa Central de los Padres. También asistieron estudiantes y exestudiantes del Programa de Idiomas, Padres y misionero laicos de Maryknoll y amigos personales de Alejandro. Todos juntos compartieron su alegría y le manifestaron su cariño a través de diferentes obsequios.

Pasada la misa, quienes asistieron, pasaron a la Casa Central para compartir con una serie de bocaditos preparados con mucho cariño por el personal de la Casa. También se hizo un brindis por estos 25 años, deseando que Alejandro siga su camino misionero como hasta ahora lo viene haciendo.

El padre manifestó su agradecimiento a Dios y a la vida por las oportunidades que le dieron de ser testigo de todo lo que fue testigo, para convertirse en servidor de todos quienes lo necesitaron. También agradeció a todos los que fueron parte importante de su vida y que ya no están entre nosotros, pero que lo acompañan allá donde le toque ser testigo y servir.

Gracias padre Alejandro por la pasión y entrega en estos 25 años.

Compartir esto