El pasado sábado 8 de diciembre se llevó a cabo en nuestra Institución el taller “El Arte, una Práctica Espiritual” al que asistieron una diversidad de participantes con diferentes inquietudes acerca del mundo interior y su relación con el arte.

Entre las diferentes percepciones acerca del taller, quienes participaron dijeron que siempre es necesario tomarse un respiro, parar y dedicarse a uno mismo. Otras personas explicaron que llegaron al taller para encontrar maneras expresar lo que llevan dentro. También se habló de la ayuda que pueden brindar talleres como este para su aplicación en el trabajo con personas.

El padre Loreto Jaque, estudiante de español del Programa de Idiomas de nuestra Institución y facilitador del Taller, explicó que el trabajo que se hace es sobre el mundo interior, todo aquello que implica sentimientos, imaginación, deseos, el corazón, es decir, sobre el “ser”. También dijo que se trabaja sobre aquellos momentos en los que uno puede sentirse afligido en soledad.

Empleando diferentes dinámicas corporales, algunas provenientes de la Biodanza; dinámicas visuales, auditivas, de contacto; simbólicas, a través de un corazón hecho con origami y otras técnicas en las que se combina la pintura y otros trabajos manuales, el padre Loreto llevó a los participantes por diferentes lugares, para finalmente aterrizar en su mundo interior.

Fue una jornada de 3 horas muy emotivas, que contribuyeron a que las personas tuvieran una forma diferente de encontrarse a sí mismas y, a través de este encuentro, sanar y proyectar su futuro de la mejor manera.

Compartir esto